Información

Gato enfermo: síntomas de insuficiencia renal


Los síntomas de insuficiencia renal en gatos solo aparecen con una enfermedad avanzada y no siempre son claramente reconocibles incluso en ese momento. Debe ser sensible a los siguientes cambios en su gato para detectar la debilidad renal lo antes posible. Los gatos con insuficiencia renal se ven aburridos y desgastados - Imagen: Shutterstock / Renata Apanaviciene

En primer lugar, es importante que los síntomas de la insuficiencia renal también puedan representar otras enfermedades, como la diabetes, y que siempre debe consultar a un veterinario lo antes posible, incluso si hay pequeñas anomalías, para que le examinen a su pequeño tigre. Por ejemplo, debe observar de cerca el comportamiento de su gato.

Insuficiencia renal en gatos: cambios en el comportamiento.

Los gatos con insuficiencia renal parecen flácidos, astillados e incluso apáticos en la enfermedad avanzada. Comer y jugar parece ser la mitad de diversión que de costumbre. Los dueños de gatos de riñón generalmente encuentran que sus mascotas de repente beben mucho. También visitan la caja de arena con mucha más frecuencia de lo habitual y exponen grandes cantidades de orina.

Cambios físicos en el gato enfermo.

Los gatos con problemas renales a menudo sufren una pérdida de peso severa. Su pelaje se ve opaco y peludo y puede sobresalir y sus ojos también pueden perder su brillo. Las membranas mucosas de los animales enfermos tienen un color pálido y el estado general de la pata de terciopelo se ve maltratado y mal en general.

Síntomas de debilidad renal.

La insuficiencia renal en los gatos puede manifestarse por vómitos frecuentes, y la diarrea también puede ocurrir en los amigos enfermos de cuatro patas.

Flores de Bach para gatos: aplicación y dosificación.

Las flores de Bach para gatos se pueden usar en diferentes situaciones. Según el Dr. Edward ...

La inflamación de la mucosa oral, el olor desagradable del bigote y el aumento de la salivación también son comunes. Además, los animales enfermos tienen más probabilidades de romper huesos que los sanos.