Información

Hernia de disco en el perro: tratamiento


Una hernia de disco en el perro a menudo se asocia con dolor intenso o incluso parálisis para el amigo de cuatro patas. Es aún más importante tener un tratamiento rápido y bueno. Las posibilidades son muchas.

Del dolor a los síntomas de parálisis a la incontinencia: dependiendo de la extensión y ubicación del incidente, una hernia de disco en perros puede tener muchos síntomas diferentes. Y tan variados como los síntomas, las opciones terapéuticas disponibles son tan variadas. Porque el tratamiento depende de la gravedad del incidente y los síntomas que aparecen. El médico tiene que decidir en casos individuales qué tratamiento es adecuado para el perro.

Hernia de disco en perros: ¿qué tratamiento es posible?

En el caso de una hernia de disco no tan severa en el perro, definitivamente existe la posibilidad de que pueda tratarse de forma conservadora, es decir, que no sea necesaria una cirugía. La terapia conservadora puede incluir reposo y descanso, analgésicos o fisioterapia. Si estas terapias conservadoras no mejoran, o si hay una hernia de disco severa, la cirugía puede ser la opción más prometedora para el perro.

Perro de ganado australiano: un caballo de batalla brillante

¿Cuándo tiene sentido una operación?

Los síntomas que pueden hacer que la cirugía sea significativa incluyen dolor intenso o persistente, parálisis o incontinencia. Después de la operación, el perro necesita un período de regeneración. Una buena opción de tratamiento en esta etapa puede ser la fisioterapia, que puede ayudar a aliviar el dolor, desarrollar músculos y mejorar la movilidad.

Vídeo: Hernia discal en perros (Febrero 2020).