Comentarios

Enfermedad hepática en gatos: diagnóstico por el veterinario.


El diagnóstico de enfermedad hepática en gatos solo puede ser realizado por el veterinario. Debido a la abundancia de posibles formas y causas y la inexactitud de los síntomas, el cuadro clínico a menudo es apenas reconocible para los laicos. El veterinario puede identificar enfermedades hepáticas utilizando varios medios: Shutterstock / Sr. Nikon

Si tiene la impresión de que algo está mal con su amor, debe consultar inmediatamente a un veterinario. Ciertos trastornos del comportamiento en los gatos pueden ser causados ​​por enfermedades hepáticas que no siempre se notan claramente. Cuanto más rápido el veterinario haga el diagnóstico correcto, antes podrá ayudar al gatito enfermo.

Las enfermedades del hígado son difíciles de identificar.

La pérdida de apetito o la pérdida rápida de peso son posibles síntomas que pueden indicar enfermedad hepática. Sin embargo, otros síntomas también son posibles con tales signos. No importa lo que finalmente esté detrás de esto: si su pata de terciopelo deja de comer repentinamente, tiene mucha sed o tiene problemas digestivos, este es un caso para el veterinario. También debe buscar consejo médico si el gatito se ve notablemente cansado, apático o agresivo. Luego, el veterinario tiene varias opciones para averiguar qué le falta a su nariz de pelaje y si una de las muchas enfermedades hepáticas es realmente el desencadenante.

Examen de sangre: primeras indicaciones

Si el gato causa una mala impresión, el veterinario puede ver por primera vez la causa de un análisis de sangre. Ciertas enzimas juegan un papel en el diagnóstico de posibles enfermedades hepáticas. Si estas enzimas están presentes en una mayor concentración en el plasma sanguíneo, esto significa que la membrana celular del hígado puede volverse permeable gradualmente. Esto a su vez muestra que las células del hígado están a punto de morir o han sido dañadas. La enzima ALT (GPT) es particularmente importante en el diagnóstico de enfermedades hepáticas en gatos, ya que las otras enzimas también se encuentran fuera del hígado y, por lo tanto, no pueden proporcionar indicaciones claras.

Una sospecha inicial de deterioro del rendimiento hepático puede verificarse mediante pruebas de disfunción hepática. El hígado produce ciertas sustancias como la urea, el colesterol y la albúmina; si la concentración de estas sustancias es baja, las enfermedades del hígado pueden ser la causa.

Reglas básicas para un gato sano

Los dueños de gatos quieren que su gatito se mantenga en forma y feliz durante mucho tiempo. Para que un ...

Ultrasonido, rayos X y Co. para diagnóstico

Sin embargo, el veterinario solo puede hacer el diagnóstico más confiable posible realizando más pruebas. Se puede usar un examen de ultrasonido para determinar si la estructura interna del hígado está en orden y si se suministra sangre adecuadamente. También puede hacer que le tomen rayos X a su tigre de la habitación, para que pueda ver un hígado muy agrandado o más pequeño. Este último puede indicar una derivación o cirrosis del hígado. Un hígado agrandado es causado por un tumor, hígado graso (lipidosis hepática) o colangiohepatitis.

Además, el veterinario puede usar una aguja fina para tomar una pequeña muestra de tejido del hígado para examinar posibles enfermedades. Su gatito no necesita ser anestesiado para esto, ya que la aguja solo pincha un poco, pero de lo contrario no causa dolor. Sin embargo, para una biopsia, el gato se pone bajo anestesia. De esta manera, se puede extraer una parte más grande del hígado y se puede hacer un diagnóstico más preciso.